1369152_87957483

El análisis de la National Foundation for Educational Research (NFER) de los datos del Estudio sobre la Población Juvenil* ha dividido a los ninis en tres grupos distintos en función de sus actitudes hacia la educación y el empleo en el futuro y la probabilidad de acometer la actividad. Los grupos se dividen en:

Abiertos al aprendizaje’ (41%): Por lo general, estos son los jóvenes que han tomado lo que se han demostrado como malas decisiones en términos de su progresión, han abandonado, pero estarían dispuestos a emprender una oportunidad más adecuada. Muchos han logrado calificaciones de Nivel 2. Por lo general, son más positivos sobre sus experiencias educativas y son optimistas sobre las perspectivas de trabajo en el futuro que los otros subgrupos de ninis.

Indecisos’ (22%): Estos jóvenes son incapaces de decidirse sobre lo que quieren hacer, o no pueden tener acceso al tipo de prestación que quieren seguir en la zona donde viven. Este grupo representa la categoría más pequeña de las tres. Por lo general, muestran unas actitudes negativas hacia la escuela y la prestación que está disponible ahora para ellos, y con frecuencia parecen carecer de la capacidad de recuperación o las habilidades necesarias para acceder a las oportunidades adecuadas. Alrededor del 60% de este grupo del Estudio sobre la Población Juvenil se encontraban todavía en el grupo de ninis un año después, en comparación con un porcentaje de alrededor del 30% que se habían vuelto a incorporar a cursos de educación o formación, aunque se podía esperar de muchos que encontraran su camino hacia un puesto de trabajo con el paso del tiempo.

Persistentes’ (38%): Podría considerarse que estos jóvenes presentan características clásicas de los jóvenes que son ninis, incluido que proceden de entornos desfavorecidos, sin un historial reciente de empleo, con un bajo nivel educativo y experiencias muy negativas de la escuela, incluido un historial de novillos en muchos casos.

El 60% estaban todavía en el grupo de los ninis un año después, aunque algunos pueden haber tenido alguna experiencia laboral a corto plazo y sin formación. Este análisis del Estudio sobre la Población Juvenil de la NFER establece que sería probable que un máximo de un 60% de los clasificados como ninis se mantenga en esa categoría durante cierto periodo de tiempo.

El estudio muestra que el grupo de los ninis está lejos de ser un grupo homogéneo. La mayoría de los jóvenes dijeron que estaban dispuestos a formar parte de algún tipo de educación o formación (incluidos muchos de los de la categoría de ‘persistentes’), aunque a menudo el tipo de prestación al que aspiraban no estaba disponible para ellos.

Podría decirse que uno de los principales retos de la política era determinar qué se podía hacer antes de los 16 años para reducir el riesgo de que estos jóvenes se conviertan sobre todo en jóvenes desilusionados con el sistema educativo.

 

*Spielhofer, T., Benton, T., Evans, K., Featherstone, G., Golden, S., Nelson, J. and Smith, P. (2009). Increasing participation: understanding young people who do not participate in education or training at 16 or 17. NFER

Tomado de “Tackling the NEET’s problem”, publicado por LSN en 2009

www.lsnlearning.org.uknext