Trabajos recientes en centros educativos de los distritos centrales de Londres trataron de identificar elementos comunes entre los ejemplos de práctica de una prestación eficaz. En total, se señalaron nueve elementos clave que caracterizan a los mejores tipos de prestación, aunque no todos están presentes en todos los casos.

Characteristics-of-effective-provision ES

 

Los siguientes se consideran los cuatro elementos más críticos:

Acuerdos de asociación: se consideran esenciales, por ejemplo, para garantizar la amplitud de la prestación, para ayudar a los prestadores individuales a mejorar y para encargar la prestación. También es importante involucrar a las personas adecuadas, incluido un equilibrio adecuado entre los que están en los niveles estratégicos y operativos (en lugar de, como puede suceder, demasiados de los primeros). Los empleadores y los representantes de los propios jóvenes a menudo actúan como participantes claves. Solo con tener una asociación no es suficiente; sus actividades deben ser evaluadas adecuadamente para que pueda seguir desarrollando una estrategia local coherente.

Una gestión y organización eficaces: las mejores prácticas se producen cuando el conjunto de la estructura de gestión de los centros educativos se ha dedicado al desarrollo de los ninis, para que este tipo de prestación se planifique y financie como parte integral del plan de estudios.

La principal amenaza suele ser la falta de financiación suficiente. Los centros educativos buscaban del nuevo Nivel de Aprendizaje Base que proporcionara una financiación más segura y continua para la prestación a los ninis, aunque en la mayoría de los casos probablemente todavía tengan que buscar fuentes suplementarias para complementar los recursos. Un desarrollo continuo del personal laboral para apoyar la transmisión de la prestación a los ninis también constituye un elemento importante de una gestión eficaz.

Un aprendizaje personalizado: la mejor prestación ha de ser flexible y sensible a las necesidades individuales, a menudo incorporando la educación no formal en primera instancia. Esto se refleja en el diseño de una prestación adecuada, que debe tener como objetivo presentar por anticipado aquellos elementos que sean más susceptibles de apoyar la retención, el desarrollo grupal de los compañeros y el compromiso.

Un ejemplo citado fue un curso de “desafío de habilidades”, con tres puntos separados de incorporación durante todo el año y margen para una vía rápida para aquellos que son capaces de cambiar a una prestación más convencional.

Rutas de información, asesoramiento y orientación y progresión: los cursos deben tener unos objetivos claros que sean significativos para los participantes, que normalmente implicarán una progresión al nivel 2 o superior en las competencias profesionales y funcionales, incluidos elementos de habilidades de desarrollo personales y sociales. La progresión se ve mejor en el contexto de la asociación en conjunto, en lugar en cada institución. Un seguimiento rápido de los que abandonan (por ejemplo, mediante la notificación de los detalles a Conexiones) puede ser crucial para conseguir que vuelvan a participar cuanto antes.

Los cinco elementos restantes identificados a través del estudio son la difusión, la comercialización y contratación, la evaluación y revisión, el apoyo a los estudiantes, la celebración del éxito y el seguimiento y evaluación.

“A partir de nuestra experiencia”: Contribuciones de los participantes

Los participantes en la conferencia hicieron las siguientes observaciones. No se presentan en ningún orden en particular, pero son observaciones fundamentales a tener en cuenta por aquellos que apoyan a todos los compañeros de trabajo para reducir el número de jóvenes clasificados como ninis.

Los ninis: ¿Quiénes son? ¿Cómo llegamos a ellos?

  • Algunos jóvenes señalan actitudes negativas hacia la escuela que se remontan a sus tiempos en las escuelas primarias.
  • Algunos de los clasificados como ninis trabajan, sin duda, en la economía sumergida, a menudo en las fronteras de la legalidad.
  • Los educadores juveniles independientes con frecuencia trabajan con grupos de hombres jóvenes. Probablemente es necesario un tipo diferente de enfoque para volver a involucrar a las mujeres más jóvenes y difíciles de llegar, a las que no es tan probable encontrar en las calles.
  • El reclutamiento de palabra a menudo resulta ser la mejor forma de atraerlas a los programas enfocados a los ninis.

Escolarización y el plan de estudios

  • La estructura de autoridad de los centros educativos actúa como un elemento de disuasión para muchas de las personas en riesgo de abandonar la escuela. La respuesta típica es colocarlos en grupos separados, algo que en algunos casos puede reforzar el sentido de alienación.
  • Las instituciones frecuentemente crean barreras innecesarias al ser demasiado inflexibles cuando existe un margen para ser más creativos como forma de animar a los jóvenes a volver a participar, a resistir la tentación de abandonar o a seguir avanzando.
  • El aprendizaje profesional ofrece oportunidades para una participación más activa entre alumnos y profesores.
  • A menudo se da la aseveración instintiva de que los jóvenes desocupados necesitan un currículo más profesional y práctico. Sin embargo, hay pocas evidencias de que dicho plan de estudios mejore sus perspectivas de acceso directo al mercado laboral.
  • Un margen mayor para acomodar la prestación en la zona puede ayudar a garantizar que se satisfacen las necesidades de los diferentes grupos. Sin embargo, esto no encaja fácilmente con los requisitos de un marco curricular y de cualificaciones altamente centralizado y vertical.
  • Deben repensarse los sistemas de apoyo en los centros educativos para los jóvenes en riesgo de abandonar la escuela. El modelo tradicional de profesor tutor que da continuidad y estabilidad parece ser ahora menos común.
  • Del mismo modo, un énfasis exagerado en los cursos de formación profesional puede negar a los jóvenes la oportunidad de cursar asignaturas más tradicionales, de las que muchos podrían obtener beneficios.
  • Los cursos de orientación han demostrado ser válidos para incrementar las solicitudes para el curso.
  • El tipo de prestación que mejor se acomoda son los programas cortos, directos e imaginativos, que se basan en los intereses de los jóvenes y los temas actuales más populares.

Aspectos socioeconómicos

  • El impacto de la recesión podría significar que en estos momentos estamos tratando de involucrar a los jóvenes en un sistema que tiene un valor inmediato escaso en el mercado laboral actual.
  • Los centros educativos tal vez tengan que aportar mecanismos de apoyo (por ejemplo, transporte, desayunos) para fomentar la participación, para lo cual con frecuencia es difícil conseguir la financiación suficiente.
  • El conocimiento sobre el acceso a los fondos de solidaridad varía enormemente dentro del sistema.
  • Las motivaciones de las familias a menudo se oponen a la participación en la educación y el aprendizaje, ya que están deseando que los jóvenes consigan un trabajo.
  • Los jóvenes perciben una clara disparidad entre la prestación a cargo del empleador y del programa, debido a los salarios que reciben por parte de los primeros.
  • La introducción de un “pasaporte” de los derechos de las personas necesitadas, para los jóvenes de 16 a 18 años (por ejemplo, proporcionando comidas gratis o transporte gratuito), podría apoyar a los jóvenes.

Tomado de “Tackling the NEET’s problem”, publicado por LSN en 2009

www.lsnlearning.org.uknext